Al regresar del verano a veces el bolsillo se resiente y nos pide un descanso o un cambio de rutinas para que podamos seguir disfrutando pero sin lamentarnos de nuestras finanzas posteriormente.

Buscando información para preparar este post, me he topado con una infografía de cómo ahorrar carburante, es de BP, me pareció interesante y la he incorporado al artículo, está en el punto 4. Como no podía quedarme con un solo consejo decidí continuar mi investigación y hallé otras técnicas que comentaré en líneas siguientes.

A la hora de utilizar nuestro coche, tanto en el día a día como en los viajes largos, es fundamental seguir una serie de recomendaciones para conseguir el máximo ahorro con unos sencillos pasos. A fin de cuentas, cuando realizamos actividades rutinarias como conducir, creamos un hábito que siempre lo realizaremos mecánicamente y por costumbre, tanto para lo malo (no utilizar los intermitentes) como para lo bueno, y en este caso nos vamos a fijar en los hábitos beneficiosos y útiles que nos van a proporcionar un considerable ahorro a base de repetirlo constantemente.

Imagínate que ahorras un euro con veinte (1,20€) al día en tus desplazamientos. Pues bien, parece poco dinero, pero si lo repites todos los días del año ya estamos hablando de 438 euros. Y si seguimos el cuento de la lechera y lo hacemos durante 10 años, pues ya nos vamos a 4.380 euros de ahorro en la vida útil de un coche medio. Y no sólo el ahorro en carburante, sino que todo ello conlleva a ahorrar neumáticos, pastillas de freno, amortiguadores, embrague… Pues vamos al lío entonces.

Cómo ahorrar con tu coche

Como hemos dicho, con unos sencillísimos pasos podemos conseguir un ahorro considerable, y la idea es hacerlo siempre.

1.- Mantener una velocidad prudente

Cuando conducimos, lo mejor y más eficiente es mantener velocidades constantes. Sobre todo al pasar de los 100 kilómetros por hora, que es cuando se realiza el mayor gasto de combustible. La velocidad moderada y constante es tu mejor aliada.

2.- Presión de los neumáticos

Ni muy inflados, ni poco hechos, ¡al punto! Siempre lo recomendado por el fabricante, a su inflado óptimo. Además de ahorro en combustible y en el propio desgaste de las ruedas (que valen una pasta) vas a aumentar tu seguridad en la vía. Es recomendable revisar la presión cada 15 días.

3.- Mantenimiento del motor

Hay que cambiar los filtros de combustible, de aceite y el propio aceite cuando marque el fabricante. Y de vez en cuando que en el taller lo revisen en general y lo limpien. Es imprescindible hacer el mantenimiento del motor como si fuera un reloj ya que mejora los consumos y evita las averías.

4.- Filtros del aire

Al igual que los del aceite hay que tenerlos muy en cuenta. Si el filtro del aire está sucio o dañado, el motor tiene más problemas para aspirar aire limpio ocasionando mayor consumo de carburante. El polvo y la suciedad no son tus amigos.

5.- Acelerones y frenazos nunca

Los acelerones (sobre todo si son en frío que dañan el motor) son tus peores aliados. Y los frenazos igual. Gastas pastillas, neumáticos, amortiguadores… y mucho combustible.

 

Como ahorrar con tu coche. Consejos para una conduccion eficiente

 

6.- En atascos gastas más

Si te das cuenta, cada vez hay más modelos de coches que en los atascos o parones se apagan automáticamente. Es preferible apagar y arrancar si vas a estar parado más de un minuto porque vas a ahorrar bastante. Estando parado con el motor encendido se gasta.

7.- En el coche, poco peso

Cuantas veces llevamos al trabajo la bombona de la barbacoa, las sillas de la playa, una bolsa de ropa para la hermana, una caja de melones que te dieron en el pueblo, 40 latas de cerveza compradas de oferta… en fin, cosas innecesarias que se quedan a vivir en el maletero sin saber muy bien por qué. Pues bien, ese peso gasta mucho combustible innecesariamente. Lleva en el coche solo lo necesario y lo más vacío posible.

8.- Repostando en la gasolinera

A la hora de echar combustible también se puede ahorrar. Llenando el depósito poco a poco se crea menos vapor y el llenado es más eficaz. Además todo lo que queda en la manguera lo has pagado, así que apúralo bien girando la manguera y que caiga todo dentro del depósito.

9.- Tarjetas de puntos de las gasolineras

Si cada vez que echas combustible lo haces en la misma empresa y tienes su tarjeta de fidelización de clientes, estarás ganado descuentos y puntos. Hay algunas estaciones de servicio que las entregan, en otras hay que preguntar. Yo personalmente soy usuario de las tarjetas BP y a base de visitar y llenar depósitos he conseguido ahorro en combustible y puntos para comprar algunas cosas útiles junto con algún que otro capricho del catálogo.

En resumen, la conducción eficiente (inteligente) nos proporciona ahorro en carburante, ahorro en mantenimiento del vehículo, prevención de averías del vehículo (y su consiguiente ahorro) y nos ayuda a evitar accidentes. Lo interesante y lo más inteligente, es convertir todas estas prácticas en un hábito que nos surja de manera natural y mecánica. Además a todas estas prácticas hay que sumarle el ahorro y los beneficios que nos pueden llegar a proporcionar las tarjetas de fidelización, con algunas podemos conseguir ofertas en establecimientos, incluso descuentos en amazon. Así que ahora sí se acabaron las excusas para ahorrar mientras estás de viaje.

 

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar